Una buena samaritana

A esta mujer se le ha caido por la ventana un objeto que le ha caido a este vecino en la cabeza, haciendole una pequeña herida. Ella, muy amable, lo invita a su casa para hacerle una cura, y como buena vecina piensa que seguramente se sienta mucho mejor si le pega un buen polvo. Vaya tia, puta, pero muy agradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *