Montando a una enfermera tetona

Este paciente que no se encuentra nada bien por eso recibe la visita en casa de una enfermera, pero nada más verla sus impulsos se disparan y solo es capaz de pensar en las enormes tetas que tiene esta exhuberante mujer. La enfermera pronto se da cuenta que el paciente le está mirando las tetas totalmente empalmado y decide darselas a mamar, haber si de este modo consigue que se olvide del dolor, el hombre se las chupa realmente bien y la enfermera excitadisima se deja follar de todas las maneras posibles, incluso le deja correrse en su boca. Imposible no sanar al ver una enfermera con tetas grandes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *