Madurita enganchada al sexo

Esta rubia madura ya no es ninguna jovencita pero a su edad está más caliente que nunca y necesita una polla gruesa para poder disfrutar como una perra con ella. Hoy un compañero de trabajo le va a dar lo que tanto ansiaba, una buena follada en todos los agujeros de su cuerpo, empezando por su boca, siguiendo por su vagina y acabando en su culo. Pero ella también va a gozar mientras su amigo le devora el clítoris, incluso le cuesta trabajo aguantar sin correrse mientras la lengua de su colega juega con sus labios vaginales y consigue hacerla retorcerse de placer!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *