Chupando los pezones de mi novia

Me encanta jugar a la gallina ciega con mi novia, es un juego erótico que la vuelve loca, le vendo los ojos y empiezo comiendole las tetas, no veas como se calienta y lo duro que se le ponen los pezones, después es ella la que accede encantada a comerme el rabo. Supongo que ya te imaginas como acaba de empapado de semen su antifaz negro!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *