Castigando a una adicta al sado

Video porno de esta mujer adicta al sado en su ejercicio preferido, un castigo muy duro y poco relajante para cualquier mujer pero algo que a ella le entusiasma y le da placer. El maestro de ceremonias es su esposo, que sabe muy bien de sus vicios y no tiene problema en emplearse a fondo; la amordaza y utiliza todo tipo de artilugios que puedan hacerla sufrir y darle gusto al mismo tiempo. Para ella cuando más extremo sea el sexo y más duro, más se excita. No hay polla que la pueda humedecerla más que unos azotes en el culo ó unas pinzas en los pezones y en el clítoris!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *